Rehabilitaciones Energéticas de Edificios

d1pt1c0 on febrero 21, 2018
Cuando se rehabilita un edificio, tenga la superficie que tenga, podemos aumentar su eficiencia energética y reducir los gastos y las emisiones de CO2.

Para reducir las pérdidas energéticas de la envolvente térmica (fachadas, cubiertas y suelos) es recomendable alcanzar un nivel de aislamiento térmico adecuado.

El valor de las perdidas energéticas a través de las fachadas está directamente relacionado con el espesor del material aislante empleado, mediante el coeficiente de transmitancia térmica (U).

Las pérdidas de energía de la envolvente térmica se producen a través de los puentes térmicos, que podrían definirse como aquellas zonas de la envolvente térmica del edificio en la que se evidencia una variación en la uniformidad del edificio.

EXISTEN HASTA TRES TÉCNICAS PARA REVESTIR LAFACHADA Y ALCANZAR EL AHORRO ENERGÉTICO

Existen tres técnicas para revestir la fachada. Para hacerlo por la cara interior se emplea la técnica SATI (Sistema de Aislamiento Térmico Interior), rellenando la cámara de aire de insuflado EXPS; y para la cara exterior se emplea la técnica SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior). En función de las condiciones del edificio, a veces es necesario emplear más de una técnica para alcanzar un alto nivel en el ahorro energético.

Existen diferentes tipos de aislamiento térmico exterior, como por ejemplo, paneles de poliestireno expandido, que es la solución más conocida y la más usada en el mercado. Consiste en fijar un panel aislante a la fachada, mediante un mortero adhesivo y el uso de anclaje mecánico. Posteriormente el panel es revestido con un mortero armado con una malla.

Otro tipo es el panel de lana mineral cuya configuración es muy similar a la del anterior. Este tipo de aislamiento aporta una mejora acústica sobre el cerramiento y una estabilidad del panel en un entorno de alta temperatura.

También podemos hablar del panel de poliestireno extruido cuya configuración vuelve a ser similar a la de los anteriores. Es una solución que generalmente se emplea en las partes inferiores de las fachadas, aprovechando su resistencia mecánica frente a la alta probabilidad de impactos que se producirán en esta zona, y su baja absorción de agua evita el remonte capilar de la humedad presente en el suelo.

Del mismo modo, existen tres prácticas sobre las cubiertas para conseguir que minimicen el gasto energético; y son: colocar un aislamiento sobre la cubierta existente aprovechan una operación de mantenimiento de la misma, colocar aislamiento entre las vigas o tabiquillos y rellenar el hueco del falso techo con aislamiento térmico.

LOS SUELOS TAMBIÉN PUEDEN SER REVESTIDOS LLEVANDO A CABO UNA DE LAS DOS OPCIONES POSIBLES

Por su parte, los suelos pueden experimentar una reducción de energía llevando a cabo una de estas dos opciones. La primera sería colocar aislamiento térmico directamente sobre el suelo, bajo el acabado superficial. Esto se puede realizar en los casos en los que el suelo en cuestión se rehabilite por completo. La segunda opción es colocar aislamiento térmico por la parte inferior del suelo en los casos en los que sea posible como por ejemplo, suelos en contacto con el aire exterior, forjados sanitarios.

EL CAMBIO DE ILUMINACIÓN A LA TECNOLOGÍA LED SUPONE UNA REDUCCIÓN DE POTENCIA DE CASI UN 70%

Como vemos, las estrategias en la rehabilitación energética en un edificio pueden ser muy variadas. Sin embargo, una propuesta muy interesante es la de la renovación o sustitución de la iluminación convencional del edificio por tecnología LED ya que es una realidad que la iluminación LED en los edificios hace aumentar el ahorro hasta un 80%.

Y así se ha demostrado en los últimos años en los que estamos acudiendo a una masiva implantación de la iluminación LED, que viene dada por los grandes ahorros energéticos y de mantenimiento que genera con respecto a las instalaciones convencionales.

Este cambio en la iluminación supone una reducción de la potencia de casi un 70% sin que se vean afectados los niveles de iluminación. Además, el LED presenta una un índice de reproducción cromática y una temperatura de color prácticamente idénticas a los de la luz natural generando así, un entorno mucho más confortable que la iluminación basada en halógenos y fluorescencia.

LA ILUMINACIÓN MÁS RECURRIDA PARA DESCANSILLOS Y GARAJES SE REALIZA A TRAVÉS DE MÓDULOS DE CONTROL

También se puede llevar a cabo un procedimiento de control y automatización de la iluminación, que se suele realizar mediante la implantación de módulos de Control (On/Off) y también a través de módulos de regulación para los sistemas 10V, Dali, (enlazar con el post de dali?) DSI y DMX entre otros.

Los módulos de control son los más utilizados en los garajes y los descansillos de los edificios, se caracterizan porque la luz se apaga sola cuando ha pasado un periodo de tiempo después de haberla encendido, de esta manera contribuiremos a ahorrar luz y energía.

Respecto a la climatización del interior del local, el control de cualquier tipo de Sistema de Aire Acondicionado o Calefacción se puede realizar a través de equipos Tipo Split, Cassette o VRV.

¿Alguna vez te has planteado si tu edificio demanda una rehabilitación energética?

 

0 comments
Post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies